Buscar este blog

miércoles, 10 de mayo de 2017

La aventura de 'Luz en las grietas'




La vida como aventura

Galardonado con el Premio Desnivel de Literatura 2016
Luz en las grietas es un libro de la vida, de sus circunstancias, 
de esos recorridos existenciales cargados de obstáculos 
que todos realizamos a lo largo de nuestro caminar por este mundo. 
Ricardo Martínez Llorca es el autor de esta aventura de lucha por la supervivencia. 
Escrito con el corazón herido,
sintiendo cada instante como si fuera el último, escalando montañas físicas y mentales,
descendiendo a los problemas para volver a subir
y utilizando la escritura como vehículo para convertir el alma en un eco en medio de la vida. 
Una colección de momentos, de instantes vividos,
 se dan cita en este libro que abraza el pasado.
El autor regresa a su infancia para reencontrarse consigo mismo
y empezar a pasear en busca de esas grandes pasiones
que se abrazan fuertemente en Luz en las grietas: Viajes, literatura y montaña. 
Con la duda del mañana,
pero con la responsabilidad y la necesidad de ser contada,
Martínez Llorca logra tejer un texto intenso y muy emotivo.
 Con una notable prosa,
con un pulso directo pese a sentir cerca una posible despedida,
 y con el deseo de seguir soñando con la vida,
Luz en las grietas conmoverá al lector que se deje llevar por las emociones,
 por el sentido de la amistad, por la soledad. 
La vida como aventura, la montaña como vida.   

“Y nada es una palabra demasiado frágil,
demasiado endeble para describir eso que no es ni siquiera un desierto,
un espacio desocupado donde los ruidos no hacen ecos.
Ni siquiera vinieron a visitarme los demonios, ni siquiera existía el frío de estar desnudo.
Recuerdo que durante horas y horas luché por no cerrar los ojos.
Porque intuía la salvajada del horror.
Recuerdo a mi padre corriendo mientras me transportaba en brazos;
la cama de lana en la que una mujer me ayudó a vomitar sangre
colocándome un paño untado en alcohol sobre el estómago;
recuerdo el coche torpedeando la docenas de kilómetros que nos separaban de un hospital”.